Iniciábamos hace una semana el repaso a la primera vuelta de la Liga Endesa desde el punto de vista de la estadística avanzada con los bases,  llegando a la conclusión que eran Unicaja como equipo y Jaime Fernández a título individual quiénes más destacaban en esta posición.

https://basketenvena.com/2019/01/22/los-mas-destacados-de-la-1a-vuelta-de-la-liga-endesa-capitulo-i-los-bases/

Ahora llega el turno de los “shooting guards”, normalmente las principales referencias en el perímetro de los equipos de la Liga Endesa en materia anotadora. Por ello, los indicadores que utilizaremos en este artículo no serán los mismos que en el caso de los Directores de Juego, ya que aquí prima más la eficacia en el tiro y el número de puntos anotados, así como la influencia ofensiva y defensiva que tienen estos jugadores en su equipo. 

       1- PUNTOS POR 40 MINUTOS (PP x 40 min) 

El boxscore nos indica los puntos que un jugador anota por partido y suele ser una estadística relativamente fiable para medir el impacto de un jugador en la ofensiva. Sin embargo, no es lo mismo anotar 25 puntos en 40 minutos que 15 en 20, ya que el segundo jugador tiene un mayor volumen de uso ofensivo y eficacia que el primero por cada minuto que está en cancha.

Comanda la clasificación la metralleta “Boom Boom” Carroll con una proyección de más de 26 puntos si jugase los 40 minutos. Dentro de todos los escoltas que se recogen en el gráfico es, de largo, el jugador que menos minutos disputa con 16,2 de media por partido. Movistar Estudiantes se encuentra bien representado en esta clasificación tanto con Darío Brizuela como con el dominicano Gian Clavell a pesar de la irregularidad de este último.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la parte baja nos encontramos con el escolta de Joventut Albert Ventura, con una proyección de apenas 8,2 puntos por 40 minutos, Dragan Mirosavljevic de Unicaja, 9,8 puntos, David Navarro de Obradoiro con 9,9 puntos Brad Oleson de UCAM Murcia, 11,2 puntos y Federico Van Lacke con 12,2 puntos.

2- HANDS ON BUCKETS (HOB) 

Este indicador ya lo introdujimos en el anterior artículo y se refiere al volumen de uso ofensivo del jugador en cuestión. Se suman los tiros de campo de un jugador y el total de asistencias y se divide entre el total de tiros de campo y de asistencias del equipo  con el objetivo de ver cuál es la importancia del jugador en los sistemas ofensivos del equipo. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La “mamba vasca” es el jugador que mayor impacto tiene en los sistemas de su equipo en toda la Liga Endesa. El escolta ha dado varios pasos adelante este año hasta convertirse en el mejor anotador de toda la competición, asumiendo muchos más tiros con mucha eficacia. La mayor parte de los jugadores que figuran en esta clasificación (salvo Ennis en Andorra) son conjuntos que a principio de la temporada estaban pensados para eludir el descenso y, por presupuesto, suelen apostar por un jugador franquicia que asume un rol importante en su equipo, de ahí los Nevels, Toolson o un Pako Cruz que está tan arriba en esta clasificación por la prolongada baja de Marko Popovic. 

3- TRUE SHOOTING (TS%)

Estadística que mide la eficiencia en el tiro de un jugador a partir de la siguiente fórmula:

TS%= 100x PUNTOS/2(TCI+(0,44*TLI))

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La temporada de Matt Thomas en Valencia Basket se está viendo eclipsada por los grandes números de Bojan Dubljevic y Will Thomas, la pareja interior del conjunto taronja. Pero el escolta de Wisconsin está firmando unos números para enmarcar, no tanto por puntos totales sino por los porcentajes de tiro (55,8% en T2, 51,3% en T3 y 89% en TL). Fundamental en los sistemas de Jaume Ponsarnau por su capacidad para jugar los bloqueos indirectos.

Por detrás aparece el novato en la ACB Thad McFadden, quién empezó a un nivel estratosférico y, a pesar de haber bajado un poco su producción anotadora, sigue con unos altos porcentajes de tiro (59% en T2, 41% en T3, 84,8% en TL). Le siguen el siempre productivo Kostas Vasileiadis, un sorprendente Alex Barrera (53,2% en T2, 38,5% en T3 y 92,9% en TL en apenas 10 minutos de media por partido) y Ryan Toolson.

En la parte baja de la tabla se sitúa el escolta titular de GBC Garret Nevels con apenas un 47,1% de TS% (47,4% en T2, 26,1% en T3 y 83,3% en TL) seguido de Johan Lofberg de Baxi Manresa (47,4%)  David Navarro de Monbus Obradoiro (48,7%) David Jelinek de Morabanc Andorra (49,7%) y el jugador de Basket Zaragoza Johny Berhanemeskel con un 49,9%.

4- PLAYER EFFICIENCY RATING (PER)

Estadística creada por John Hollinger para medir el rendimiento estadístico de cada jugador. Es la más parecida a la valoración por minuto que utilizamos comúnmente y tiene en cuenta todas las cosas positivas y las negativas de un jugador sobre la pista ponderándolas en función de una compleja ecuación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aquí vuelve a surgir como líder Darío Brizuela con 21,9 de PER. El escolta vasco suma más allá de los puntos, repartiendo más de 2,5 asistencias por partido, el 4º que más de la competición tras Dylan Ennis, Milton Doyle y Marko Popovic, siendo además uno de los que más faltas recibe. Sus lunares: las pérdidas (2,3) y su porcentaje de 3 puntos (30,8%).

El resto de jugadores han sido ya analizados en el resto de clasificaciones, apareciendo como novedad el escolta baskonista Darrun Hilliard en el 4º lugar con un PER de 19,8, sumando más de 2 rebotes, 1 asistencia y un robo por partido, además de sus buenos porcentajes de tiro en apenas 18,7 minutos de juego.

 5- DIFERENCIAL DE PUNTOS POR CADA 100 POSESIONES (eDIFF)

Este indicador mide el +/- de un jugador en pista por cada 100 posesiones. Es decir, una estadística individual pero que mide el impacto de un jugador para el equipo. Una de las que más miran los entrenadores a la hora de utilizar a los jugadores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como líder destacadísimo de este ranking nos encontramos al escolta del FC Barcelona Pau Ribas con un diferencial de más de 25 puntos por cada 100 posesiones merced a la capacidad de producción ofensiva de su equipo cuando él está en cancha (133,1 puntos por cada 100 posesiones). Si está en apenas 17 minutos y medio por partido es porque su compañero de posición, Kyle Kuric, también tiene un diferencial muy alto y ocupa el tercer lugar en el ranking. Es reseñable la posición en la clasificación de Alex Llorca y Brad Oleson por dos motivos: primero porque sus equipos están en la cola de la clasificación y segundo, por los los pocos minutos que disputan (apenas 13,7 el catalán y poco más de 20 el escolta de Alaska)

Último en esta clasificación se encuentra el escolta de Delteco GBC, Garrett Nevels, con una diferencial negativo de casi 20 puntos por cada 100 posesiones, seguido de cerca por su compañero Federico Van Lacke. Detrás de estos, el escolta de Unicaja Dragan Mirosavljevic y los dos de Montakit Fuenlabrada Pako Cruz y Marko Popovic.

MOST VALUABLE PLAYER (MVP) 

03594229-thaddus-mcfadden

El cuerpo me pediría elegir a Darío Brizuela. Ha sacado a Movistar Estudiantes del descenso, está haciendo una temporada de MVP y además lo hemos visto crecer desde las categorías inferiores.

Pero si miramos globalmente todas las categorías, nos encontramos con que Thaddeus Mc Fadden aparece en muy arriba en dos en que Darío Brizuela se encuentra muy atrás y son muy importantes para un escolta: True Shooting (Darío apenas cosecha un 30,3% en T3 y es 13º en ese ranking) y diferencial de puntos por cada 100 posesiones, donde el escolta americano se sitúa séptimo con un diferencial de 7,7 puntos por cada 100 posesiones, mientras que Darío apenas tiene un diferencial positivo de 1,3 puntos, el 20º de la ACB.

Nos leemos en Twitter @basketenvenacom

Victoria de prestigio la lograda ayer por el Tecnyconta Zaragoza en “La Hamburguesa” de Tenerife gracias a un gran trabajo coral durante la practica totalidad de los 40 minutos. Los 10 jugadores que pisaron la cancha aportaron en mayor o menor medida para sumar la tercera victoria del curso aunque no cabe duda de que él de ayer fue un triunfo nacido desde la pizarra de Fisac.

LAS CLAVES DE FISAC

  • Objetivo Thaddus McFadden: Tecnyconta Zaragoza se enfrentaba al segundo máximo anotador de la competición, un jugador enrachado que venía promediando más de un 70% en T2 y un 40% en triples, siendo uno de los tres principales generadores de la escuadra aurinegra. El equipo técnico de Basket Zaragoza decidió que la mejor manera de pararle era cansarle y ejecutó el plan a la perfección. En defensa, Fisac colocó a Seibutis defendiendo “cara a cara” al escolta americano, negando cualquier tipo de recepción y obligando al jugador americano a un esfuerzo extra para recibir el balón. Si le llegaba el balón, la orden era pasarle los bloqueos “de primero”, esto es, persiguiendole y con el pivot hundido, con el objetivo de que tuviera que generar juego y no ejecutarlo. Resultado: 4 puntos y -1 de valoración. Otra orden explícita era que si el bloqueo era ejecutado por cualquiera de los 2 otros exteriores, la ayuda nunca llegaría del lado de Seibutis.

Por si el jugador americano no hubiera tenido suficiente, Fisac tenía encomendada otra misión al equipo: que se cansara defendiendo. Y lo consiguió en gran medida gracias a una especie de sistema FLOPPY que comenzaba con un PIN DOWN con rizo a Seibutis (figura 2) para después jugar mano a mano del ala pivot en cabecera con base (figura 3) mientras Seibutis salía a través de un bloqueo para tirador o jugar un P&R en 45º con pivot. (figura 4). Este sistema, con alguna pequeña variante, fue ejecutado casi en exclusividad durante los minutos que estaba McFadden en pista.  Resultado: Seibutis logró un 5/7 en T2 y un 3/3 en libres con 2 asistencias.

SEI1
Gráfico1
SEI2
Gráfico2
SEI3
Gráfico3
SEI4
Gráfico4
SEI5
Gráfico5
  • La atracción de Bo Mc Calebb: por todos es conocida la espectacular capacidad penetradora del base con pasaporte macedonio, hasta el punto de causar pavor sobre muchos sistemas defensivos. Este fue el caso de Iberostar Tenerife que durante el primer cuarto del partido no supo defender al base de Basket Zaragoza. Si bien no anotó una gran cantidad de puntos en ese primer periodo, suyas fueron hasta 5 asistencias, todas ellas causadas por su capacidad de atracción de ayudas. Tenerife decidió durante todo el partido pasar los bloqueos por detrás con el pivot hundido, lo que era una generosa invitación al tiro desde poste alto de Fran Vázquez. A partir del segundo cuarto ya supieron ajustar esta situación con las ayudas de los exteriores de la primera linea pero el daño ya estaba causado.

 

  • El cambio en la defensa del bloqueo directo: the LAST a FIRST. Se puede decir, sin miedo a equivocarse, que una de las grandes modificaciones tácticas que motivaron la victoria fue el cambio en la defensa del Pick&Roll con Iverson. Mientras que la primer parte la idea era perseguir pasando de primero con el pivot hundido (salvo a San Miguel y Beirán) o como mucho un “Quick Show” con las ayudas de LAST (el último) en la segunda mitad pasó a defenderse con un bump de FIRST y un show agresivo del pivot, tal y como muestro en el gráfico a continuación. De esta manera, implicábamos a menos hombres en la defensa y limitábamos las rotaciones para evitar, como había pasado en la primera parte, tiros fáciles desde las esquinas o 45º. 

FIRST1

Como “bonus track” me gustaría hablar de la defensa a Javier Beirán. Es obvio que el madrileño nos hizo un traje, pero creo que el equipo defendió como debía, si bien yo le hubiera dado un “matiz táctico” que quizá si algún entrenador lo observa lo considerará una locura. Partamos del sistema principal que usó Tenerife para Beirán y que consistía en un bloqueo STAGGER para que jugase en poste bajo.

STAG1

Durante la primera mitad, la idea era defenderlo con ayudas muy largas provenientes del lado fuerte, lo que provocó varios triples liberados, ya que Mc Calebb perdía de vista a su hombre. 

STAG2

En cambio, en la segunda mitad se decidió defenderlo MAN TO MAN dándole centro, lo que propició que el jugador madrileño nos hiciera un traje ÉL, sin implicar a más jugadores de su equipo. La teoría de la manta. 

Mi matiz táctico hubiera sido colocar una zona 2-3 tras la recepción de Beirán en la parte diestra del Poste Bajo, dándole fondo. 

beir1

  • El “lobo” Radovic: hablábamos antes de la capacidad de atracción de las defensas de Mc Calebb, pero no podemos pasar por alto a Nemanja Radovic, el lobo que devoró a las ovejitas que Iberostar Tenerife tenía por defensores al 4. Radovic no tiene rango de tiro, pero hay varios aspectos del juego que domina a la perfección. No me equivoco si digo que si midiese 7 u 8 cm más estaríamos hablando de uno de los pivots más dominantes de la competición.

Cada vez que ayer recibía en el poste bajo era sinónimo de canasta, bien por su propia habilidad, bien atrayendo las defensas para doblar el balón tras TRAP defensivo, tal y como muestro a continuación.

Como podéis observar, la ayuda llegaba siempre del lado débil, debiendo x3 situarse en una situación intermedia entre 2 y 3 por si el 4 doblaba balón poder llegar a las ayudas. El problema es que en muchas ocasiones, x3 era McFadden, quién cometía la osadía de defender DE ESPALDAS a 2 y 3. Resultado: corte del jugador de lado débil para canasta fácil.

TRAP1

TRAP2

  • “Coach F”: tras varios partidos con decisiones controvertidas, el plan trazado por Porfirio Fisac en el último cuarto (y el resto del partido) fue de gran entrenador. Debido a la decisión de Vidorreta de no sacar a Mc Fadden hasta el final del período, Fisac tuvo que ingeniárselas para cambiar el plan trazado y dibujó un sistema que comenzaba con un BOX para jugar P&R lateral con un “short roll” por parte del pivot, ya que Tenerife había empezado a defender con un trap (o show agresivo) el pick&roll. 

BOX1

BOX2

BOX3

BOX4

Para terminar me gustaría concluir con las 2 jugadas de pizarra que nos dieron el partido, una para Nacho Martín y la otra que terminó con el famoso triple de Stan Okoye. 

En la primera jugada que terminó en Nacho Martín, Iberostar Tenerife tenía orden de cambiar en todos los bloqueos, lo que no debió quedarle muy claro a Colton Iverson que fue con una endeblez impropia al cambio con Da Flow.

El sistema empezaba  con un bloqueo de Okoye a Nacho Martín y este a su vez para Berhanemeskel, quién amagó que iba para dentro para salir a triple de 45º, atrayendo la atención del defensor del sacador y de su propio defensor. Con este movimiento ya estaba configurado un 3×3 en saque. Vázquez, por su parte, tras bloquear a Berhanemeskel hizo un segundo bloqueo a Martín para que este saliese con la ventaja suficiente tras un corte en “rizo”. Canasta

MART1

MART2

La jugada final yo la definiría como “la gran ilusión”. Como si de un truco de magia se tratase donde el ilusionista muestra la mano donde no está sucediendo el espectáculo, Porfirio dibujó un sistema para convertir el 4×5 en un 2×1 para salida en triple. ¿Por qué? Porque nadie esperaba que un equipo perdiendo de 1 buscase un tiro de 3 puntos.  En pista, Mc Calebb, JB, Seibutis, Okoye y Vázquez.

En primer lugar, Vázquez dibujaba un bloqueo para simular entrada a canasta de Seibutis, atrayendo con eso a x5. Acto seguido realizaba un segundo bloqueo a 2 para que entrase en la misma zona que x5 y obligase a x1 a seguirle. Ya habíamos despejado el defensor importante. El tercer bloqueo de Vázquez sobre Staiger (más lento) supuso la salida a 45º y el triple liberado del nigeriano.

Con independencia del gran movimiento dibujado, hubo un error manifiesto por parte de x3 (en el partido Rodrigo San Miguel) que, en vez de salir a por Okoye se quedó hundido.

En resumen, detrás de cada victoria hay mucho trabajo táctico detrás que no siempre es lo alabado que debería. Y la victoria de Tenerife, aparte del talento de los jugadores, tiene el sello del cuerpo técnico de Porfirio Fisac.